¿Un tensiometro es un juguete?

A todos nos ha pasado que nuestros hijos cogen todo lo que encuentran a su alcance pensando que son juguetes, recientemente mi hija de cuatro años se puso a jugar con un tensiómetro que habíamos comprado recientemente y no ha sido la primera vez, en otra ocasión se puso a jugar con la podómetro que había dejado encima de la mesa.

Desde edades tempranas tenemos que hacer comprender a nuestros hijos que los aparatos o electrodomésticos no son juguetes y que deben respetar las cosas de mayores.

La moraleja de este pequeño artículo es que mi hija ha cogido el hábito de jugar con el aparato de medición arterial y que el “juguete” de la marca Omron cuesta más de 60 euros como puedes ver en webs como comprartensiometro.net ya que es un tensiómetro de primera calidad, y con tanto juego al final la niña lo rompió.

Desde la infancia tenemos que educar a nuestros hijos que los juguetes son para jugar pero que los aparatos o instrumentos de los mayores como los termómetros y similares no son para jugar, y que deben ser usados solo por los mayores aunque en ocasiones recabemos “su colaboración”

¿Debemos quitar del alcance de los niños los instrumentos de la casa?

La respuesta es no, lo que debe entender el niño es que hay aparatos que no deben tocar ni coger aunque estén a su alcance, en definitiva lo que hay que hacer es educarles a respetar las cosas de los mayores aunque a veces se utilicen con ellos como puede ser el típico termómetro.

Juguetes:

juguetes

No juguetes:

tensiometros no juguetes

Estas dos imágenes tienen que ser ejemplificativos de los objetos que pueden usar o no los pequeños de la casa.

En próximos artículos hablaremos cómo se debe educar a los niños con los juguetes y cómo deben distinguir los aparatos de salud y de juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*